Año fundación:

1 983

Día de salida:

Viernes Santo

Sede Canónica:

Basílica de Santa María.

Historia

La Hermandad fue fundada en 1983. Un grupo de jóvenes, que procesionaban al Cristo de la Misericordia desde 1979 el Viernes Santo por la tarde en la Procesión del Santo Entierro, forman su Cofradía y procesionan por primera vez en 1984 con la nueva imagen, aunque ya lo hacen en 1983 con el Silencio con las vestas de la nueva cofradía, diseñadas por miembros de la Hermandad y rompiendo con la vesta tradicional que se conocía en Semana Santa.

Se constituye la primera Junta Rectora de la Hermandad y se realizan las primeras normas o estatutos por los que se regiría la Cofradía. En ellas se acuerda que su principal acto sea la realización de un penitencial Vía Crucis en la madrugada del Viernes Santo, además de participar en la procesión General del Viernes Santo, como se venía haciendo.

Se solicitó al Arcipreste de Santa María, reverendo D. Antonio Hurtado, que dejara para procesionar, para la realización de un Via Crucis, la imagen de un Cristo Crucificado que se venera en la Sacristía. El Arcipreste dio su autorización, pero remitió a que se ultimaran los detalles con el reverendo D. Felipe Martínez López, permiso que fue concedido, con miras a procesionar en 1984.

Dado que se desconocía la advocación de la talla de dicho Cristo, correspondía a la Hermandad adscribirle un nombre que, al tiempo, sería el de la misma. Largas horas se debatió sobre esta cuestión, sobre todo en aquellas tertulias de sobremesa que, los fundadores de la Hermandad, realizaban en Café Marfil.

Se barajaron nombres como Cristo de la Victoria, de la Buena Muerte, entre otros; pero fue el Asesor Religioso, Rvdo. D. Felipe Martínez López, quien incitó a ponerle la advocación de Santísimo Cristo de la Reconciliación, debido a que Su Santidad El Papa Juan Pablo II había proclamado 1984 Año Santo de la Redención para la Reconciliación. Y qué mejor nombre para un Cristo y una Hermandad, que nacía con el firme propósito de renovación de la Semana Santa, queriendo dar testimonio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, y por ende, del mensaje de la Reconciliación que Cristo nos da en la Cruz.

Se encargó la realización de un trono a los hermanos Valentín y Domingo García Quinto de Albatera, con unas dimensiones espectaculares para la época.

Solicitaron la pertenencia a la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de la Semana Santa Ilicitana, son aceptados y participan ese año, por primera vez, en los desfiles procesionales de la Semana Santa de nuestra ciudad.

La Hermandad decide que el Via Crucis sea a las 6.30 de la madrugada del Viernes Santo y que los nuevos cofrades hagan su incorporación a la Hermandad por medio de la imposición de vesta.

En la madrugada del Viernes Santo de 1984 se realizó por primera vez el Via Crucis, presidido por el Rvdo. D. Felipe Martínez, asesor religioso de la Hermandad. Su recorrido fue: Plaza Congreso Eucarístico, Pío XII (hoy Capitán Lagier), Puente Ortices, Plaza de la Constitución, Sagasta (hoy Hospital), Eduardo Dato (hoy Troneta), Desamparados, Plaza Mayor, Corredora, Carrer Ample, Plaza del Congreso Eucarístico, Plaza de Santa María a la Basílica de Santa María.

Se participa, también por primera vez con el Cristo de la Reconciliación, en la Procesión General de Viernes Santo por la tarde, acompañando al Santo Entierro.

En 1986 se aprueban sus primeros estatutos.

En el año 1987, presenciando las procesiones del Domingo de Ramos por la tarde, dos cofrades junto con el escultor D. Valentín García Quinto, tienen la idea de crear una imagen de la Virgen al estilo de la Dolorosa de Salzillo de Murcia. Al escultor le agradó la idea y realizó un boceto.

Ese mismo Jueves Santo por la noche estos cofrades exponen, al Presidente y Vicepresidente de la Hermandad, la idea de hacer una imagen de la Virgen, al estilo de la Dolorosa de Murcia y la idea fue bien acogida.

La Junta Mayor de Cofradías autorizó a la Hermandad para la realización de una imagen de María.

Aprobado en asamblea extraordinaria, en los salones parroquiales de Santa María, se propone la creación de la imagen para desfilar el Martes Santo, sobre las diez de la noche y con el mismo trono que se procesionaba al Cristo.

Se nombra una comisión que se encargue de que el proyecto se lleve a cabo. El primer paso que dió la comisión de trabajo fue decidir la advocación religiosa que se le daría a la imagen. Después de barajar varios nombres, se decidió darle el nombre de “Nuestra Santísima Mater Desolata”, y también se decidió el camino aproximado que debería llevar el escultor D. Valentín García Quinto al realizar la talla. La imagen se bendijo el 15 de marzo de 1988 y procesionó ese año por primera vez desde la Parroquia de San Agatángelo.

En 1990 nace una nueva Cofradía en Elche. Es la Cofradía del Santísimo Cristo del Perdón, con su sede en el Sagrado Corazón de Jesús.

Con el itinerario de ambas Cofradías en la mano, se observa cómo se confluye exactamente en un punto del recorrido, el cruce de Marqués de Asprillas con Reina Victoria o, comúnmente dicho, en Llinares, cafetería situada en la esquina de ambas calles.

Se aprovecha esa circunstancia para que se pueda llevar a cabo un encuentro en la Semana Santa. Madre e Hijo se encuentran cuando éste va camino del calvario.

En su individualidad, son dos imágenes hechas la una para la otra. El dolor físico del Hijo, Santísimo Cristo del Perdón, unido al dolor intenso, profundo, interior, traspasando el alma, de la Madre, Nuestra Santísima Mater Desolata.

Y fue tanta la expectación que creó este encuentro, que a pesar de la hora en que tenía lugar, las 12 de la noche, y ser al día siguiente laborable, la asistencia de público, casi desde el primer momento, fue multitudinaria. El encuentro se realizó todos los años hasta el año 2007.

En los años 1991, y con el aumento de costaleros, Mater Desolata procesionó con su trono propio y participó en la procesión del Viernes Santo, tras el Cristo. Procesionó así durante dos años, en 1993 volvió a hacerlo en el trono del Cristo.
Sus estatutos son actualizados en 1996 y en 2000.

Se inician con el 2000 años de cambios y novedades. Ese mismo año la Hermandad tiene varias novedades para potenciar distintos aspectos de la misma.

Una de las más llamativas fue el vestido que lució Nuestra Santísima Mater Desolata en el desfile procesional de Martes Santo. Traje de color morado con detalles brocados en oro.

También se elabora un nuevo estandarte de terciopelo negro, diseñado por D. Antonio Picó Robles. En el anverso del estandarte se encuentra, con apliques sobre el terciopelo negro y con pedrería de plata insertada, el emblema de la Hermandad y por el reverso leemos, bordado en oro, el nombre de la Hermandad y el año de fundación de la misma.

La novedad más sonora fue la recuperación de la banda de tambores, que abrió ambas procesiones y que, para estar formada por niños y ser el primer año que salían, lo hicieron maravillosamente bien.

También se estrenaron en madera tallada y con la insignia en metal de la Hermandad las nuevas gayatas portapaso y las varas presidenciales.

El nuevo siglo se inicia en 2001 con más novedades en la Hermandad y su modernización en el nuevo siglo XXI.

La más vistosa de las novedades son las dos cartelas con tulipas realizadas en madera y cubiertas en flor que se realizan en el taller de Manuel Ángel Lorente de Murcia. Se colocan en la parte posterior del trono con la imagen de Mater Desolata, para realzar la parte trasera.

También se estrena una campana realizada en Valencia para la procesión de Mater Desolata.

Pero una de las novedades más importantes es la celebración del día 15 de Septiembre, día de Nuestra Señora de los Dolores. Mater Desolata es una advocación dolorosa, y por tanto, en términos coloquiales, podemos decir que el 15 de Septiembre es su Santo u onomástica.

En 2001 se celebra tal efeméride con una Misa, una ofrenda de flores y un Besamanos en la Parroquia de San Agatángelo. Además, con la ayuda del barrio, la parroquia y la Hermandad, se realiza una pequeña procesión por las calles de dicho barrio. Desde entonces se ha realizado ininterrumpidamente.

En 2003 celebró su XX Aniversario de fundación, y el XV de Mater Desolata.

En 2008 organizó multitud de actos culturales, sociales y religiosos para conmemorar su XXV Aniversario. Uno de ellos fue la realización de dos exposiciones. Una estática, que se realizó en la tetería del raval Adarve y otra dinámica en las que se presentaron 25 paneles de fotografías en 25 locales de elche. Ese mismo año se publico una revista especial conmemorativa.

En el año 2008 la Cofradía del Cristo del Perdón decidió anular el encuentro con Mater Desolata y ésta, a su paso por Marques de Asprilla (donde se encontraba con su hijo), giró mirando a la imagen del Cristo del Perdón que salía de la Iglesia e hizo una reverencia, mostrando su respeto a la imagen y al pueblo de Elche que esperaba ansiosa el encuentro.

En 2009 como cierre del 25 aniversario el Pregonero de este año fue el Presidente de la Hermandad el cual cito un pregón contando la historia de la Hermandad. La imagen del Cristo de la Reconciliación desfilo con Mater Desolata el Martes Santo portado por antiguos costaleros de la Hermandad, en unas andas preparadas para la ocasión en las que el Cristo iba recostado, y Mater se vistió con su traje negro en memoria de los fallecidos de la Hermandad durante estos 25 años y en especial por el costalero Pascual Mira, fallecido ese mismo año, en su lugar en el trono se colocaron dos rosas durante la procesión.
En 2010 se hace realidad uno de los más grandes sueños de la Hermandad, la bendición e inauguración del retablo y capilla completa de Mater Desolata, en la parroquia de San Agatángelo.

Es uno de los mayores proyectos de la Hermandad: dotar a Mater Desolata de un sitio digno en la parroquia de San Agatángelo, debido a que durante muchos años ha estado arrinconada en el Altar, a la espera de ubicación.

Tras el permiso del párroco, D. José Luis Riquelme, y apoyados tremendamente por el, se comienza el acondicionamiento del local lateral de la parroquia, que no se utilizaba, para convertirlo en la capilla de Nuestra Santísima Mater Desolata.

Tras el pavimentado y pintado, se realiza un altar y un atril, se colocan nuevos bancos y se coloca a Mater en una peana a la espera de su Retablo.

En 2010 se finaliza el retablo en Sevilla y, gracias también al apoyo del administrador parroquial, D. José Tomás Marco, se da el empujón final para que pueda ser instalado.

Así, a día de hoy, Mater se convierte en una de las pocas imágenes de Semana Santa de nuestra ciudad que disponen de capilla propia para que los fieles puedan visitarla. En la inauguración y bendición de dicha capilla estuvieron los 3 sacerdotes que colaboraron, los dos ya nombrados y D. Juan Conejero, actual párroco.


Pasos

Trono tallado en madera y dorado con pan de oro. Realizado por los hermanos Valentín y Domingo García Quinto en 1984. En él procesionan ambas imágenes, el Cristo y la Virgen. Fue diseñado por D. Francisco Martínez García. El primer año de la Hermandad salió sin dorar, y sale completo desde el año siguiente. En el año 2000 se le incorporaron los candelabros de la Virgen y el arco de la campana. En 2007 se incorporó el llamador del Cristo. Lleva los faldones negros. La Virgen se suele adornar con Gladiolos y Lilium blanco y el Cristo con rosas o claveles rojos e iris.


Vesta

Pantalón y camisa negra con cuello de cura, peto blanco por encima de las rodillas con la cruz de Santiago bordada en rojo en el pecho. Los cargos, capataces y alets portan capa negra por debajo de la rodilla.